Agricultura moderna

Agricultura moderna, eficiente y sostenible

El proceso de transformación de Monsanto no sólo se ha trabajado al interior de nuestra compañía, sino también hacia el exterior, con nuestros distintos stakeholders, pero principalmente con los agricultores. Han sido ellos los que más han percibido estos procesos de cambio, ya que mediante un trabajo conjunto hemos ido avanzando hacia una agricultura moderna y un trabajo más eficiente en los campos.

En tan sólo algunos años hemos pasado de cosechas que duran meses enteros a recolecciones de semillas que pueden hacerse prácticamente en unos días. Evolucionamos de una dependencia total de factores externos, como las condiciones climáticas, a un control eficiente de plagas y de las inclemencias del tiempo; de tener determinados alimentos solo durante su periodo de recolección natural a poder acceder a ellos durante gran parte del año y que su tiempo de mantenimiento en condiciones óptimas sea cada vez más elevado.

Tal como relataron Pablo Cea y Tomás Vega en la Winter School, los avances de la tecnología agrícola nos permiten hoy disponer de sistemas de riego tecnificado, fertilizantes, monitoreo de cultivos, sistemas de precisión y sembradoras de última generación, que han permitido mayor competitividad del sector, mejores resultados y desafíos importantes para seguir aprovechando de mejor manera el potencial productivo de los predios agrícolas.

La introducción de los proyectos tecnológicos en el sector no ha estado exenta de dificultades, especialmente por las barreras técnicas que existen en la industria. Según como nos comentó Pablo, el acompañamiento ha sido fundamental, especialmente porque a veces los agricultores se muestran reacios a la implementación de nuevas tecnologías: “Estamos trabajado para asegurar la sobrevivencia de la agricultura con la introducción de más y mejores herramientas tecnológicas que ayuden a sopesar la escasez de mano de obra que hay en los campos”.

El camino de modernización que ha realizado Monsanto junto a los agricultores comprende un proceso continuo de capacitación, de evaluación del desempeño de los sistemas productivos y de adecuación y actualización de la tecnología de riego, que tiene estrecha relación con el cuidado del agua. Pero sobretodo, ha requerido innovación y capacidad de emprendimiento, de atreverse a implementar tecnologías que permitan un mejor uso de los recursos. En este sentido, tanto el riego como la siembra de precisión, han sido los proyectos de mayor impacto y envergadura, pilares fundamentales en este proceso de modernización.

Los asombrosos avances tecnológicos nos permiten hoy concebir a la agricultura sostenible como un modelo irrenunciable e incuestionable, que permita satisfacer las necesidades alimentarias actuales de la población, garantizando la eficiencia productiva, con máxima calidad y seguridad de los productos.

go-winterAgricultura moderna, eficiente y sostenible